Santo Sepulcro

Los Amigos del Camino de Santiago de Estella. Monumentos. Palacio de los Reyes de Navarra

Retornando al exterior, la Plaza de San Martín era el eje y centro de la villa. Desde aquí se salía de la ciudad por la Puerta de Castilla, atrás quedaban edificios como El Santo Sepulcro, obra inacabada, pero cuya portada, llevada a cabo en la primera mitad del siglo XIV, ofrece al viajero un amplio repertorio figurativo, tanto en el tímpano como en la galería superior que lo flanquea.

En el dintel, sujetado por dos talantes, vestidos como judíos, una Última Cena, preludia un programa iconográfico vinculado a escenas de la Pasión y Resurrección, todo ello realizado en una magnífica talla y dotado de un refinamiento en las posturas que denota la influencia del gótico francés.

En el friso superior, una galería conformada por doce nichos que acogen figuras de Apóstoles, algunos de los cuales se pueden identificar por sus atributos, entre ellos Santiago, vestido de peregrino, San Pedro, San Pablo, también podemos contemplar a un caballeroso San Miguel, a San Juan Bautista y ¿tal vez una representación de San Veremundo portando los panes con los que socorría a los peregrinos en el cercano Monasterio de Irache?.

(de El Camino de Santiago en Navarra, de Gregorio Díaz Ereño)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR